Piel de VACUNO

Fuerza y durabilidad

 

Nuestras Botas están fabricadas en piel Box-calf(vacuno) de primerísima calidad.

También el forro es de piel desde los dedos hasta arriba, piel de ternera.

En definitiva es como si llevásemos dos Botas(una dentro de la otra).

La suela es de goma anti derrapante en la línea L1 y L2 con un rayado en el suelo que evita

resbalar( tanto cuando se camina, como cuando se apoya el pie en el estribo).

La línea L3 lleva suela de cuero natural, que va reforzada en la parte delantera con un Spay de

goma anti deslizante.

En la fabricación de todas nuestras Botas, las suelas además de ir muy bien pegadas, van

cosidas. Lo cual garantiza que la suela nunca se despegue de la bota. Además el tacón va

clavado por dentro, por lo que queda la bota con una construcción para durar muchos años.

También le sugerimos que lea nuestros Terminos y condiciones de venta.

Enlace a nuestras tablas de medidas y plantillas para tomar sus medidas..

 

 

El mejor cuero de vaca es la parte del lomo frontal, detrás de la cabeza de la vaca hasta una tercera parte yendo hacia abajo. Este corte tiene la mejor flor y textura de todo el cuero.

La piel de cuero de ternera tiene muchas propiedades haciéndola un material superior para el calzado. Es más gruesa y resistente y menos propensa a romperse que otro tipo de piel de animal, incluyendo el cuero de caballo, de cabra y la piel del borrego. La ropa de piel de vacuno es flexible, transpirable y dúctil, mientras se adapta a la forma del cuerpo que la usa. La piel de cuero de vacuno luce bien teñida o al natural. Es durable, envejece bien y dura hasta cinco veces más que las telas. Sus propiedades de dureza y resistencia a la ruptura y perforación, son la razones por la que los motociclistas la usan. Repele de forma natural la humedad, retiene su forma y resiste el daño del sol y del calor, haciéndola ideal para el exterior.


BOVINOS

Las pieles que más interesan por su volumen de faena son las vacunas. El curtidor, a medida que va recibiendo las pieles en su establecimiento, selecciona las bien conformadas y con espesor lo más uniformes posibles en toda su superficie, buscando que las diferencias de grosor en las distintas partes sean mínimas. Las pieles mal conformadas, o mal proporcionadas con diferencias de espesor apreciable, ocasionan problemas en la absorción del curtiente; por este defecto las operaciones de curtido serán arduas y el cuero es de regular calidad. Los cueros tanto de vacas como de vaquillonas, están constituidos por un tejido fibroso y elástico y una vez industrializados, dan un corte y grano finos, de buenas características como para destinarlos a confecciones finas.

En cambio, los cueros de novillos, novillitos y torunos jóvenes son de más espesor que el de las hembras y el tejido constitutivo es menos elástico, con un corte y grano menos fino pero también de buena calidad.

Los bovinos cuya explotación es a campo, siempre tienen mejores pieles que aquellos criados en establo. En nuestra región, por sus buenas praderas y clima apropiado, los vacunos se crían en libertad, y solamente se mantienen en establos los reproductores, tanto machos como hembras.

Sin embargo en los países europeos, la cría es intensiva y los animales pasan varios meses en galpones, alimentados con raciones balanceadas.

La alimentación es importante en la calidad del cuero ya que los animales cuyas dietas están destinadas a crear mayores masas musculares y abundante grasa, producen pieles desfavorables y los cueros nunca son los mejores. En cambio, los bovinos que no reciben una alimentación racional, que se los somete a excesos de trabajo, dan pieles mal conformadas y de poco valor. Tanto la piel de cordero como la piel de becerro se consideran materiales y productos de alto precio y los productos derivados de ellos son por lo general artículos de lujo.